Voluntarios de SOS perrera de Los Barrios piden ayuda sobrepasados por la situación

321

Anónimamente, sin ningún otro interés particular, personal, económico, sin buscar titulares o reconocimientos, con el único propósito de dedicar su tiempo altruistamente al cuidado y protección de aquellos animales maltratados o abandonados a su suerte; un grupo de voluntarios saca adelante a diario la protectora de animales de Los Barrios. Una perrera que goza de buen prestigio y renombre en toda la comarca del Campo de Gibraltar, precisamente por la dedicación y el trabajo de sus voluntarios.

Ahora, necesitan ayuda. La situación vivida estas últimas semanas les ha sobrepasado. Así lo explican en su página oficial de Facebook: “una dura semana, una situación insostenible, un no poder más”. Tan sólo en esta semana han recibido 18 perros de los 25 abandonados en la perrera en los últimos seis días. “Unos por sus propios dueños, otros encontrados en la calle, otros requisados por la policía a sus dueños por maltrato. Este ritmo es insostenible, no hay fuerza humana que lo soporte. Necesitamos mucha ayuda que no tenemos”.

En este sentido, han retomado la publicación de calendarios para sacar algunos ingresos que ayuden a sostener la protectora: “hace algunos años que dejamos de hacer calendarios. Este año ante la gran necesidad que tenemos de ayuda para poder hacer frente a tantísimos gastos en la perrera, nos hemos decidido a hacerlo a pesar del trabajo que hay detrás para organizarlo. Lo recaudado de la venta de estos calendarios irá destinado íntegramente a comprar medicación y vacunas. Un capítulo de gastos en la perrera al cual muchos meses no podemos hacer frente”.

“En unos días, cuando salga de la imprenta definitivamente informaremos de los puntos de ventas y su precio. Tanto la recaudación como lo que compremos será publicado”, señalan desde la perrera.

Cualquier tipo de de ayuda es significativa, por pequeña que sea. Los voluntarios demandan pienso, mantas, productos de limpieza, donaciones económicas, financiación y muchas más manos, más personas que quieran regalar su tiempo voluntariamente a estos animales. Ahora ellos necesitan nuestra ayuda.