CCOO lamenta que los docentes de la comarca hayan vuelto a clase en “condiciones indignas”

El sindicato de Enseñanza de CCOO de Cádiz ha iniciado una "intensa campaña" en el Campo de Gibraltar para conocer "de primera mano" cómo está siendo la vuelta a las aulas

152
Aula vacía en el IES Tolosa, en La Línea

El sindicato de Enseñanza de CCOO de Cádiz ha iniciado en estos días una “intensa campaña” en el Campo de Gibraltar para conocer “de primera mano” cómo está siendo la vuelta a las aulas de maestros y profesores, ante la alta incidencia de la Covid-19, especialmente preocupante en La Línea, y la bajada de las temperaturas.

“Después de hablar con los compañeros y compañeras que allí trabajan, hemos podido comprobar que no se han tomado medidas extraordinarias ante el avance desenfrenado de la Covid-19 en la comarca, a pesar de que organismos como el Consejo Municipal Escolar linense o las organizaciones sindicales así lo hemos exigido”.

Según CCOO, “la actual ola de frío, sumada al protocolo de prevención de la Covid-19 en las aulas, hacen que la temperatura en las clases se sitúe muy por debajo de lo que establece la legislación de prevención de Riesgos Laborales, que debe encontrarse entre los 17 y los 27 grados centígrados, según se recoge en el Real Decreto 486/1997, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo”. 

“El personal que trabaja en los centros y el alumnado únicamente tiene chaquetones, bufandas, mantas y guantes para combatir el frío, teniendo que realizar la labor educativa en unas condiciones indignas”, ha manifestado el secretario general de Enseñanza de Comisiones Obras en la provincia, Sebastián Alcón, añadiendo que, “además del temor a ser contagiados por el coronavirus, en aulas donde se supera con creces el número de personas recomendado en reuniones sociales, ahora tenemos que sumar el riesgo de pillar un resfriado, gripe o neumonía debido al frío, y a la incompetencia de la administración de la Junta de Andalucía para combatirlo”.

La enseñanza en los centros con absentismo, “a medio gas”

Según continúa señalando el secretario provincial de Enseñanza de CCOO, muchas familias, “conscientes de los riesgos que entraña la actividad educativa en estas circunstancias, ha optado por no enviar a sus hijos e hijas a los centros; el nivel de absentismo en localidades como La Línea -actualmente uno de los municipios andaluces con mayor impacto de la pandemia- y San Roque va entre el 50 % y 95 %”.

Pese a que estas cifras son “contundentes”, CCOO lamenta que la única respuesta por parte de la Administración sea “recomendar a los docentes a través del servicio de inspección que se limiten a repasar los contenidos ya impartidos, un nuevo menosprecio al trabajo del profesorado”. “Si se mantiene la enseñanza presencial, esta debe realizarse de manera íntegra, y no a medio gas, como pretende la administración”, manifiesta Alcón. 

Según Alcón, “cifras de contagio como las de La Línea, que en el día de hoy se situaba en los 1.700 contagios por cada 100.000 habitantes, exigen tomar medidas excepcionales para evitar la transmisión de la pandemia tras la vuelta al cole. No tiene sentido que se restrinja toda la actividad social y económica en el municipio y que, sin embargo, se mantengan las clases presenciales y el tránsito por las calles de alrededor de 12.000 alumnos y sus padres o abuelos, en muchos casos, unas 20.000 personas en total, a las horas de entrada y salida de las clases en la ciudad”.

El problema de las temperaturas en los centros educativos andaluces es algo que esta organización viene denunciando desde hace tiempo, independientemente del agravamiento de la situación provocado por la pandemia. “En muchos de ellos las temperaturas son inferiores a los 17 grados en invierno y superiores a 27 en verano y no se pone remedio”. “Es hora de que la Junta de Andalucía asuma que tiene que reformar los centros de manera que en las aulas se disfrute de unas temperaturas adecuadas tanto en invierno como en verano”, finaliza Alcón.